Traductor

25 de agosto de 2016

Un filtro para aprender

En la vida encontramos a personas que creen saberlo todo y les gusta hablar demasiado, pero no siempre lo que cuentan es verdad. A veces perdemos tiempo escuchando a otras personas por desconocer si lo que nos van a contar, nos puede aportar o ayudar en nuestra vida, si puede ser de nuestro interés.

Conozcamos un filtro para descartar historias que no aportan nada, que no nos ofrecen valor para nuestro desarrollo personal y profesional.

El filtro lo conocí en modo conversación entre un amigo y un servidor, filtro que me gusta aplicar desde que me lo presentó. Tal vez para algunos sean simplemente palabras insignificantes (BLAH, BLAH., BLAH..) para mi resulto ser toda una lección para el desarrollo personal. Y por si hoy te da por leer unas pocas lineas seguiré, de hecho si has llegado hasta aquí ya es demostrado interés.

Palabras Insignificantes

El filtro de los 3 tamices se llama o como tal me lo presentaron. Debería de parar al momento de no pasar alguno pero no lo haré, para presentarte este filtro como conmigo hizo el amigo.

Un filtro que personalmente me ayuda a descartar todo aquello que no me interesa saber.

- Te voy a contar una cosa
- ¿Una cosa tuya?
- Bueno no, una cosa de otro que me han contado.
- No me interesa. (Y así empieza pero sigamos para aprender)

- ¿Sabes si esa cosa de otra persona es verdad? (Tamiz 1º)
- NO SÉ SI ES VERDAD, a mi también me lo contaron.
- Mal empezamos (Pienso)

- ¿Esa cosa que me quieres contar es bueno, malo? (Tamiz 2º)
- NO ES BUENO.
- Mal continuamos (Sigo pensando)

- ¿Esa cosa me aporta, ayuda o beneficia en algo? (Tamiz 3º)
- NO TE APORTA, AYUDA NI BENEFICIA
- Mal acabamos (Es mi último pensamiento)

Bueno, es evidente que ya en el primer tamiz hubiera dejado la conversación, las mentiras ni aportan ni tienen valor. Entenderás que así lo haga, pues no voy a ocupar ni un instante de mi tiempo escuchando palabras que conforman una historia que ni tan siquiera el que la cuenta sabe si es verdad. Y por otra parte, por respeto no escucho historias negativas de los demás, otra cosa sería escuchar buenas historias, buenas noticias y por supuesto que sean verdad. Insisto en que la mentira carece de valor.

Tengo que decir que desconfío de las personas que les gusta hablar de los demás que cuentan historias que les han contado sin conocer ni tan siquiera si de lo que hablan es verdad. Por otra parte, no deseo prejuzgar a nadie por historias que no debería haber escuchado en honor a la verdad.

Siguiendo te diré que no estoy dispuesto a perder ni un instante de tiempo... si lo que me vas a contar no aporta, ni ayuda, ni beneficia.

Esto NO ES IGNORANCIA mas "YO QUIERO SABER" pero únicamente esas cosas que me ayudan a crecer o esas cosas que también pueden ayudar a otros, a mis amigos, familia, alumnos... Espero y deseo te haya aportado algo con estas palabras escritas que han conformado este post. Un post basado en una historia real de como conocí un filtro para aprender a valorar aquello que me van a contar.

El filtro ya te lo he presentado pero la dificultad tal vez resida en que momento aplicarlo, personalmente siempre lo aplico cuando la conversación empieza como empezó nuestra conversación. "Te voy acontar una cosa" o con un, "sabes que me han contado".

Ahora te invito a que lo valores el post mediante un simple clic de ratón o con un comentario, a difundir este filtro compartiendo o a responder a la pregunta final.

¿Añadirías otro tamiz al filtro, de ser así que otro tamiz añadirías o en que momento o inicio de conversación consideras lo podríamos también aplicar?
Aprendizaje Formación Lanzanet

12 de julio de 2016

Nunca dejes de aprender.

Muéstrate. Sigue tu instinto. Inspirate. Deja de ser una victima. Haz todo aquello que sabes hacer bien. Ama tu trabajo. Míralo todo desde una nueva perspectiva. Ten curiosidad por todo lo que te rodea. No te aísles. Júntate con los que quieres. Márcate objetivos. Acaba lo que empezaste. Ayuda a los demás. Olvídate por un día de las noticias. Baila. Mimate un poco. Enfréntate a tus miedos. Visita un museo.

Alguna decisión es mejor que ninguna decisión. Haz ejercicio. Desenchúfate de la tele. Escucha música. Mantente en contacto con la naturaleza. Ánimo, tú puedes. Busca el equilibrio. Procura dormir bien. Lee. Compra flores. Trata de llegar. Programa un plan realista. No te compares con los demás. Vive el momento. No seas injusto contigo mismo. Acepta que la vida tiene momentos buenos y malos. Piensa cada noche en las cosas buenas que te han sucedido hoy.

Deja que entren las nuevas ideas. Cree en ti. Sé amable. Deja que la gente sepa lo especial que eres. Sé honesto contigo mismo. No dejes que te obsesionen los pensamientos negativos. Céntrate en crear lo que deseas. Dedica tiempo simplemente a divertirte. Da las gracias a las personas que te enseñan, que te apoyan, que te animan, e invítalas a tomar un café. No lo olvides... el dinero no puede comprar la felicidad. Ofrece lo que ya no necesitas a quienes sí puedan necesitarlo.

Valora quién eres en este momento. Forma parte de un grupo. Encuentra un espacio común. Cuida el amor en tu vida. Haz una lista de agradecimientos. Ama a la Madre Tierra. Hazlo lo mejor posible. No pierdas la esperanza. Nunca sabes lo que el mañana te puede traer. Nunca dejes de aprender. Aprecia lo que tienes. Cree en algo tan grande como tú mismo. Permanece junto a tus amigos y familia. Sé honesto contigo mismo.  



Fuente: Consejos del libro, aprende a ser feliz.